Tres Margarit ESP
Le damos una cálida bienvenida al restaurante Tres Margarit. Elegimos este nombre en honor a la familia catalana Margarit, quienes fueron dueños de nuestro castillo durante quinientos años. A continuación le presentamos a tres de sus vástagos más célebres.

JOAN
Joan Margarit i Pau nació en el Castell d’Empordà en 1424. En 1461, durante la guerra civil catalana y ya obispo de Girona, luchó al lado de Juan II de Aragón. Durante el cerco de Girona protegió a la reina de Aragón de las manos de los insurgentes. A la muerte del papa Sixto IV en 1484, se postuló como posible solución al enfrentamiento los cardenales Rodrigo de Borja y Giuliano della Rovere, aunque el colegio acabó decantándose por Inocencio VIII. De salud precaria, falleció dos meses después. En 2016, el historiador catalán Sergio Rodríguez descubrió su tumba en una iglesia de Roma. Se conoce a Joan Margarit como el gerundense más famoso de la historia.

BERNAT
Según la leyenda, el rey Richard Lionheart solicitó la participación del duque Bernat Margarit d’Empordà en la Tercera Cruzada, en 1180. Tras la conquista de Akka en 1191, Bernat regresó al Castell d’Empordà. Al llegar, su mejor amigo, el marqués Jaume Farrer, le contó que su mujer le había sido infiel. En esa época, solo había dos maneras de castigar el adulterio: emparedar al culpable dejando un orificio para que pasara el aire y emparedarlo sin ese agujero. Bernat eligió la segunda opción para su esposa. Años después, Bernat descubrió que fue su amigo Jaume quien había intentado seducir a Beatriu, y que ella lo había rechazado. Bernat esculpió la frase «Dios, perdóname» en uno de los muros del castillo y falleció poco después. El destino de Farrer tampoco fue afortunado: lo introdujeron en un barril y lo arrojaron al río Daró. Sus palabras aún se puede leer en la recepción.

PERE
Pere Margarit nació en el Castell d’Empordà en 1456. Su amistad con los Reyes Católicos le procuró el nombramiento como comandante militar de la segunda expedición de Colón, quien, a su vez, lo propuso como gobernador de la fortaleza de Santo Tomás, en La Española. Unos años después, y ya de regresó a la península, a su paso por la costa venezolana descubrió un islote al que dio su nombre: isla Margarita.
Pere Margarit falleció en el mismo Castell d’Empordà. Estaremos encantados de mostrarle su último lugar de descanso y brindar por él con un cóctel Margarita.

La estatua de Pere también se puede ver en el monumento a Colón en Barcelona.

Hotel Castell d'Empordà
X