Reserva online
HISTORIA

El Castillo, un Hotel con encanto

La historia de Albert

"De niño viajaba a España todos los años con mis padres, mis tres hermanos y nuestro perro. Salíamos de Holanda en coche con una caravana llena de comida para tres semanas. Cuando al fin cruzábamos la frontera española, me quedaba fascinado con los viejos castillos del paisaje catalán que comenzaban a pasar fugazmente al otro lado del parabrisas. De noche, en mi pequeña tienda del camping, soñaba con tener mi propio castillo.


Cuando fui creciendo aquél sueño continuó persiguiéndome. Pero ocurrió lo contrario, ya que finalmente fui yo el que hizo el descubrimiento del Castell d' Empordà durante el invierno de 1999. Fue un amor a primera vista, pese al horrible estado del edificio que poéticamente se integraba en el magnífico paisaje catalán. Junto con Margo, mi compañera, tomé la decisión de comprar el castillo. El día en que nos dieron la llave plantamos nuestra pequeña tienda a los pies de su torre.

Aquel no era el momento de soñar, puesto que nuestro castillo ya era una realidad. Comenzamos a hacer planes para una restauración en profundidad que nos iba a mantener ocupados durante un año y medio. Finalmente, en la primavera del año 2001 el Castell d'Empordà abrió las puertas a nuestros primeros huéspedes....y el resto es historia."

Albert Diks